PREVENCIÓN Y ATENCIÓN PRIMARIA SON FUNDAMENTALES PARA REDUCIR ALTA MORTALIDAD DE ENFERMEDADES CARDÍACAS

Redacción 07 de febrero del 2019 - 3:45 PM

Gerente de Ayuda al Diagnóstico y Tratamiento del Hospital Nacional “Guillermo Almenara” de EsSalud, Juan Carlos Caycho, recomendó también mantener una alimentación sana, acompañada de actividades físicas permanentes. 

RCR, 07 de febrero 2019.- Las medidas de prevención y la atención primaria para las enfermedades cardiacas son fundamentales para reducir sustancialmente los actuales elevados índices de mortalidad que se registran en el país, entre otros aspectos, como alimentación sana y la actividad física permanente, señaló el gerente de Ayuda al Diagnóstico y Tratamiento del Hospital Nacional “Guillermo Almenara” de EsSalud, Juan Carlos Caycho.

“Tenemos que tener medidas preventivas o atención primaria para prevenir (estas enfermedades cardiacas)… Deberíamos hacer un proceso de prevención, a través de la difusión de los factores riesgo que podría tener el joven y acortarle la vida… Todos esos elementos de la calidad de vida y la prevención, si lo hiciéramos, la calidad de vida sería mucho mejor para la sociedad peruana”, subrayó.   

En ese sentido, advirtió que el infarto al miocardio, que era uno de los problemas más graves de salud que aquejaba a los países europeos, con una mortalidad que llegaba al 30 %, se ha trasladado a Latinoamérica, en la que -en los últimos años-. se ha incrementado la morbilidad de esta enfermedad.

“(El incremento de mortalidad es) por el riesgo de vida que se lleva. Hay factores de riesgo externos que están involucrando mayor daño en las arterias del corazón y del sistema nervioso”, anotó. 

Especificó que es bajo el porcentaje de los factores de riesgo de carácter genético y familiar, pero cuando hay una paciente con un antecedente de este tipo, debe tener prevención a partir de los cuarenta años.

“La obesidad es otro elemento muy importante, la hipertensión arterial, la diabetes como trastorno metabólico también se ha incrementado, con los problemas de aumento en el nivel del colesterol en la sangre. Entonces, todos estos casos, el fumar, el tabaquismo están incrementándose durante muchos años”, especificó.

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Caycho manifestó también si bien “ha sido muy lento” el trabajo preventivo de las enfermedades del corazón hecho por las autoridades, dijo que “podemos ser un poco más agresivos”, en este importante aspecto.   

“Creo que la difusión, a través de instituciones públicas y privadas, que permita a los jóvenes  cuidar su vida y tener una cultura de calidad humana, puede ser un gran éxito. Es lo que se está haciendo actualmente en el país: los jóvenes hacen deporte (como el) atletismo, el fútbol. Son cosas recreativas importantes”, apuntó.

En ese contexto, refirió que “se ha evolucionado mucho” en el tratamiento de la isquemia miocárdica, un trastorno que se produce cuando el flujo de sangre que va al corazón se reduce, lo que impide que este reciba oxígeno suficiente. (La reducción del flujo sanguíneo generalmente se produce debido a una obstrucción parcial o total de las arterias del corazón (arterias coronarias).

“Tenemos una institución de tanto renombre, como es el Instituto Nacional Cardiovascular (Incor), en el que los colegas que allí trabajan tienen el alcance de hacer el stent, el uso de válvulas que van a permitir que el sistema vascular se mejore. Inclusive, se hacen los ´by pass´ y también los trasplantes (de corazón), dependiendo de la enfermedad de fondo que tenga el paciente”, detalló.  

En cuanto a las recomendaciones para los tratantes de estos males cardiacos, el patólogo clínico indicó que a los pacientes crónicos que tienen las anginas inestables se le aconseja mejorar la calidad de vida, mediante el cambio de su sistema dietético de elementos que perjudiquen su actividad metabólica, como no tomar café, no hacer uso del tabaco.

“Lo único de loa bueno de los licores es el vino tinto, que es muy bueno para la síntesis del colesterol.  Y sobre todo, las caminatas y el ejercicio. En la alimentación, disminuir las grasas y los carbohidratos en la medida que se pueda”, remarcó. 

Respecto a los pacientes que están en factor de riesgo, refirió que éstos entran a un programa de evaluación, a través de laboratorio clínico.

“El tema es el perfil lipídico que nos va a dar una versión clara de todos los elementos del metabolismo de las grasas. De esa forma, el colega médico va a poder tener claro el tema (sobre) si el paciente entra al factor riesgo o no. Si el paciente no entra al factor riesgo, lo ideal es no fármacos, no medicinas, pero si dietas y condiciones adecuadas de vida. O sea, el ejercicio, dejar de fumar, de tomar alcohol con concentraciones de más del 40%, hacer vida menos estresante”, especificó. 

Indicó que si el paciente tiene valores de colesterol elevados, por encima de 250, y el HDL (colesterol bueno) bajo, recién entra a un programa de farmacológico, y que debe estar cada cierto tiempo en monitoreo, con la finalidad de ver su evolución clínica.

El riego de la hipercolesterolemia (colesterol alto)

El galeno abordó asimismo el tema de la hipercolesterolemia, una enfermedad genética caracterizada por niveles altos de colesterol en la sangre, específicamente altos niveles de lipoproteína de baja densidad (en inglés, low-density lipoprotein, LDL), también conocida como “colesterol malo”.

“Lo ideal en ellos es no comer carnes rojas. Es un gran peligro, pero si lo vas a hacer, una vez a la semana. El pescado, el pollo y los cuyes. De los tres, lo ideal es comer pescado, que tiene en su parte negra un componente que es el HDL, el Omega 3 que es excelente. Evitar comer la grasa del  chancho. Y los elementos que tengan mucho aceite”, aseveró.

En ese contexto, estimó que si las personas se ajustan a estos patrones de alimentación sana, estilo de vida saludable, con actividades recreativas y menos estrés, “vamos a superar el promedio de vida normal de 70 a 75 años a 85 años promedio.

Ver entrevista…