PANORAMA POLÍTICO DE BRASIL SE POLARIZA CON “LULA” EN CÁRCEL

Redacción 06 de abril del 2018 - 1:48 PM

Esta difícil situación, puede llegar a convertirse en caótica en el panorama político brasileño por la polarización de la sociedad que finalmente puede desembocar en violencia y muerte.

RCR, 06 de abril 2018.- Los íconos y líderes populares también pueden terminar vituperados al revelarse y comprobarse que han estado involucrados en actos de corrupción. Es el caso de Luiz Inacio “Lula” da Silva (2003 – 2010), ex presidente de Brasil, quien llevó adelante una política de “hambre cero”, basada en subsidios y asistencialismo que mucha gente recuerda y aplaude, al haber conseguido revertir de la pobreza a más de 35 millones de brasileños, comentó Miguel Angel Rodríguez MacKay, analista experto en derecho internacional, en diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR).

Sin embargo, señaló, todo ello no era sino un espejismo, que los fue llevando a una fase explosiva de crisis política y económica, con una secuela de corrupción que ha lacerado la vida interna de todo Brasil, e incluso, como un cáncer se ha irradiado a toda la región.

“En estos momentos, Lula está a un paso de ingresar a la cárcel por orden del juez brasileño Sergio Moro, lo que le impedirá hacer la siguiente jugada en el tablero político: aspirar a ser candidato a la presidencia de la República por el Partido de los Trabajadores (PT)”.

Luiz Inacio “Lula” da Silva

Como se ha informado, Lula tiene de plazo hasta las 17.00 hora local (19:00 hora peruana) de este viernes para presentarse ante la Policía Federal de Curitiba, ciudad en la que deberá cumplir su condena.

El habeas corpus que han presentado sus abogados solicita que el juicio que se le sigue lo pueda llevar adelante en libertad, pero como ya han sido desestimados medidas cautelares presentadas anteriormente, lo más seguro es que el juez Moro lo encarcele con lo cual ya no podrá ser candidato.

“El apremio de Lula son los plazos para presentar su candidatura a la presidencia, por lo que están haciendo lo posible para que no vaya a prisión. Una vez que sea apresado y puesto reo en cárcel, su esperanza se habrá terminado y no podrá participar en las elecciones”, apuntó.

Finalmente dijo que en su opinión, este escenario sería el más objetivo, dijo, pues si bien aún le queda la apelación ante el tribunal Supremo de Brasil, lo más seguro es que este confirme la sentencia del Tribunal Federal, que incluso aumentó su condena de 9 a 12 años.

Esta difícil situación, puede llegar a convertirse en caótica en el panorama político brasileño por la polarización de la sociedad que finalmente puede desembocar en violencia y muerte.

DATOS

El ex jefe de Estado fue condenado en 2017 por Moro a nueve años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero, pero la pena fue ratificada y ampliada a 12 años por el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región de Porto Alegre el pasado 24 de enero.

La Justicia le acusa de haber recibido un apartamento de lujo en la localidad de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de beneficiar a la constructora OAS en la adjudicación de obras públicas ligadas a Petrobras. (Con información de Efe)