¿MÉDICO O GESTOR?

Redacción 30 de septiembre del 2017 - 12:49 PM

Por Ántero Flores-Aráoz

El Presidente de la República ha nombrado como Ministro de Salud a un marino, con diversos estudios de post grado y que fuera artífice del éxito de Centrum Católica, la institución educativa universitaria de más prestigio en el Perú.

Como no podía faltar en nuestra querida patria, especializada en el juego del palo encebado, saltaron como un resorte los críticos del nombramiento, aduciendo que el nuevo ministro no es profesional de las ciencias de la salud.

La crítica se sustenta por seguro en que usualmente los ministros tienen relación directa con la temática de la cartera ministerial que les es asignada. Si se tratara de Ministro de Justicia de inmediato se pensaría para el cargo en un abogado. Si se tratase del Canciller probablemente se buscaría un diplomático, y en caso de estar buscando a Ministro de Agricultura se recurriría a algún ingeniero agrónomo.

Pese a lo expuesto, la práctica nos ha enseñado que no siempre el profesional especializado en la disciplina a que se refiere la cartera ministerial, es el adecuado. Si no recordemos en los últimos tiempos a cancilleres como Fernando D´Trazegnies o Eduardo Ferrero, que sin ser diplomáticos, fueron los artífices de la solución del diferendo fronterizo que tuvimos con Ecuador.

Para el Sector Salud lo primero que se piensa es encontrar algún médico que sea el titular de la cartera, y ello indiscutiblemente, porque los profesionales de la salud tienen mayor conocimiento que ninguno de la temática correspondiente.

Sin embargo, deberíamos preguntarnos ¿dónde se encuentran los principales problemas del Sector Salud?  Algunos dirán en la calidad de la salud que se brinda en los establecimientos del Estado, mientras otros dirán que es en el gerenciamiento del sector.

La actual gestión gubernamental por fin se ha dado cuenta que la grave situación por la que atraviesa la salud en el país, no es porque nuestros médicos no sean acertados en sus diagnósticos, ni porque no sepan recetar ni tratar a sus pacientes. El problema es de gerenciamiento del Sector, en que hay deficiencias notorias como por ejemplo las emergencias de los hospitales que están superpobladas, la carencia de los medicamentos para su entrega a los pacientes, la falta de cadena de frío para las vacunas, la atención en hospitales a dolencias leves que deberían serlo en postas médicas, el estado calamitoso de nuestros centros asistenciales y hospitalarios, la distribución horaria de las citas médicas en consultorios, con olvido que el día tiene 24 horas y no solamente seis.

En adición a todo lo anterior, que nada tiene que ver con el conocimiento médico, sino con la gerencia sectorial para que sea eficiente la atención en salud pública, se suman las protestas sindicales de médicos, enfermeras, tecnólogos e incluso de las áreas administrativas, para todo lo cual se requiere experiencia y profesionalismo en relaciones laborales, lo que no necesariamente tienen los médicos.

En lo señalado tenemos la respuesta del porque es un gestor el actual responsable del Sector Salud.