LA HORA DE LAS REGIONES UNA APUESTA A LA DESCENTRALIZACIÓN

Redacción 02 de abril del 2018 - 10:42 PM

Por Roger Grández Ríos – Director del  Instituto de Desarrollo Socioeconómico (IDS) – Loreto

El Perú en los últimos 16 años (2002-2017) presenta un crecimiento acumulado de 86 por ciento, y es el mayor en América Latina; dando señales claras al mundo de una economía sana y saludable y que ha mantenido a lo largo del tiempo un modelo económico estable y que su mayor logro fue disminuir la pobreza, que en el 2002 la mitad de sus ciudadanos lo padecían.

Al 2016, la pobreza en el Perú se redujo en 20.7% y en ese periodo aproximadamente 7 millones de peruanos dejaron de ser pobres; incrementándose el mercado de consumo, la que corrió en paralelo a la expansión del crédito en sus muy diversas modalidades.

El Perú en este periodo dejo de ser Lima y los departamentos, al interior del país, comenzaron a experimentar su propio crecimiento y a modelar un estilo de progreso más acorde con su realidad y con sus potencialidades; experimentando, indistintamente, un mayor o menor grado de diversificación productiva, que lo hace más o menos vulnerable a los acontecimientos que ocurre en el Perú y en el mundo.

Los ingresos tributarios del gobierno central pasaron de s/.30 mil millones en el 2002 a 123 mil millones al finalizar 2017; del mismo modo los gastos (corrientes + de capital) del gobierno tuvieron ese mismo comportamiento: se multiplicaron por 4. Sin embargo, para mantener el crecimiento de la economía peruana, se tuvo que romper el equilibrio fiscal, en particular el año 2015, año en que se tuvo que recurrir a un mayor endeudamiento externo.

En estos años el Perú ingresó a un proceso de demarcación territorial en términos de distinción de un proceso de desarrollo, digamos, definido. Así, en el SUR la dinámica económica es más intensa y donde los procesos productivos se encuentran mayor articulado con sus recursos y con el mercado de consumo.

Con la atención del gobierno central de dotarles de un proyecto, como la petroquímica y la masificación del gas, el proceso de industrialización de esta parte del Perú intensificara su crecimiento de manera sostenida e identificará al SUR como un espacio territorial de RÁPIDO CRECIMIENTO Y DESARROLLO SOSTENIBLE.

En el NORTE se identifica como un espacio territorial de desarrollo  agroindustrial intenso y la Refinería de Talara le va proporcionar una nueva tonalidad en su camino hacia su identidad regional. Piura y Tumbes serán dentro de poco el principal productor de petróleo (cuenta con 18 lotes en explotación) y el segundo productor de gas (7 lotes), que le daría un impulso fuerte a esta región. El NORTE va camino a su transformación y se considera como de RÁPIDO CRECIMIENTO Y DESARROLLO EQUILIBRADO.

El CENTRO del país, tienen una dinámica singular y los efectos potente que viene generando el proyecto Sierra Exportadora, apoyados de una extensa red vial de penetración. Un factor clave de este proceso es que se viene identificando la vocación de los jefes de pliegos como agentes catalizadores del cambio, al reconocerse como Alcaldes productores que incentivan, promueven y fortalecen organizaciones de productores para transformar el campo. El alineamiento entre las organizaciones – innovación – mercados están promoviendo un espacio territorial de CRECIMIENTO LENTO Y DESARROLLO COMPENSADOR.

La zona SUR-OESTE donde prevalecen los departamentos de Madre de Dios y Ucayali, se observa un proceso de degradación intenso de los suelos y el cambio de uso de ellos, como  está  ocurriendo  en  el  distrito  de  Nueva  Requena  donde  la  presencia  de Plantaciones Pucallpa S.A.C (grupo Melka) viene avasallando con toda impunidad sus territorio, tal como lo viene haciendo en Tamshiyacu (Loreto) que es aún más grave; lo que nos demuestra que la amazonia es un espacio territorial donde el Estado no tiene una idea exacta cómo intervenir y como buscar la integridad de su paisaje con la satisfacción de sus poblaciones.

El sector predominante en Madre de Dios es la minería ilegal que representa cerca de la mitad de su Producto bruto Interno (PBI); mientras que en Ucayali, prevalece la Manufactura combinado con el Comercio. Cuenta con un potencial gasífero. Se puede catalogar como un CRECIMIENTO ESTANCADO Y DESARROLLO DÉBIL. Ambos departamentos mantienen un tasa de crecimiento que lo han mantenido con un peso de 1.4% al aporte nacional en los últimos 8 años.

En  la  parte  ORIENTE de  nuestro  territorio  se  encuentran  los  departamentos  de Amazonas, San Martín y Loreto que representan el 35.7 del territorio peruano y que juntos aportan al PBI nacional con el 3.6%. Para darnos una idea: el departamento de Ica que representa el 1.7% del espacio territorial del Perú aporta al PBI nacional con el 3.0% y tiene un gran problema, el agua.

De estos 3 departamentos el que destaca de lejos es San Martín, más por su ordenamiento territorial y su vocación claramente definida, al estar alineada el esfuerzo institucional – presupuestal a sus objetivos estratégicos. Sin embargo merece un comentario aparte su proceso de su planificación territorial. En el Norte, que colinda con Loreto (Yurimaguas) se ubican los valles del Río Mayo y Río Huallaga (parte septentrional) que le dieron impulso al desarrollo de la actividad agroindustrial del café, caco, arroz y frutas que han favorecido la expansión de las ciudades que son cabeceras de valle como Rioja, Moyabamba, Tarapoto y Juanjui. Su red vial interna y que se encuentra conectada a la carretera Fernando Belaunde Terry le dieron una mayor aceleración económica.

El Sur de San Martín es un espacio de producción de hoja de coca. Un pasivo que viene cargando San Martín, y lo va tener que soportar hasta las próximas dos décadas, en su proceso de crecimiento es la fuerte degradación de sus suelos por el cultivo ilegal y la deforestación por el cambio de uso de suelo.

El ORIENTE es un espacio territorial amplio y al mismo tiempo ATRASADO.

El departamento de LORETO concentra el 28% del espacio territorial y posee una enorme biodiversidad, que si le diéramos un valor, cada uno de sus ciudadanos serian los más ricos del mundo; pero increíblemente sus pobladores se encuentran en pobreza y con desnutrición crónica infantil que sobresalen a  nivel nacional.

En su extenso espacio territorial albergan a 2,509 centros poblados (SISFOH, 2012), de los cuales el 33.2% habita  en  la  zona  rural  y  por  cada  kilómetro  cuadrado  existen  2.8  habitantes. Aproximadamente  36  mil  personas  son  analfabetas  y  la  mayor  parte  de  ellas  se encuentra en la zona rural y son mujeres.

De acuerdo al Censo Agropecuario 2012, el 99% de las personas que trabajan en el campo son personas naturales y el 85% no tienen educación escolar y no han terminado su secundaria.

En el año 2017, el Producto Bruto Interno (PBI) fue de 6.1%, luego de 2 años que acumuló un crecimiento negativo de 15%. Yurimaguas, con su puerto Internacional (Nueva Reforma) y al estar comprendido el proyecto IIRSA NORTE, viene experimentando y lo va seguir haciendo, un crecimiento sin limites hasta los próximos 10 años, cuando se dé cuenta que está caminando sólo y desordenado y que no le está incorporando a este proceso a sus distritos, ni al que se encuentra más cerca, como es Teniente César López. Yurimaguas está caminando para ser un Iquitos en los próximos años: desordenado, informal y comercial-especulativo.

Loreto tiene que ir caminando, de a poco y con firmeza, hacia algo mas seguro.

Para transformar el campo, se tiene que dotar con ENERGIA de la educación técnica y conectarlo con los procesos tecnológicos a ese enorme ejército de jóvenes que se tiene en la zona rural y que ahora ese capital se está desperdiciándose. Solamente ellos pueden cambiar a la economía rural y para afianzar ese proceso de cambio, se tiene que reestructurar, ampliar y enfocar el programa BECA 18 hacia lo productivo.

Se tiene que fortalecer al INIA y al IIAP para que sus investigaciones aplicadas se dirijan al campo y desde el campo. Bajo el principio de sin campo no hay ciudad se tiene que dotar de un incentivo que puede prender la mecha hacia el progreso y desarrollo del campo: una oportunidad a los jóvenes rurales y con la capacidad de poder organizarlos. El resto viene por si sola.

Enfrentar y decidir sobre la Descentralización Fiscal que conjuntamente con el fortalecimiento y dotación de infraestructura básica, social y tecnológica a las ciudades intermedias y dinamizadoras, podemos armar un sistema de incentivos a la inversión privada descentralizada y de riesgo y acabar con ese nefasto modelo de enriquecimiento especulativo y comercial de hace más de 70 años.

El objetivo es alcanzar al 2021 una propuesta productiva diversificada y con un componente de un costo de transformación1/ relativamente alto para los productos locales, para que de esta manera Loreto pueda compensar los costos económicos, sociales y ambientales de su ATRASO.

Solamente Lima metropolitana concentra el 44% del esfuerzo productivo, un poco más que hace 10 años, y los departamentos el resto. La distancia de un Perú centralizado y un Perú diversificado y descentralizado se encuentra aún lejos. Un Perú, que es Lima, donde se concentra las decisiones ejecutivas y resolutivas en instancias donde el nivel de competencias son difusas y en muchos casos le otorgan un peso mayor en desmedro de regiones donde se encuentra y se concentra el recurso, como es el caso forestal, por ejemplo. Mientras persista un ordenamiento legal que obstruya la descentralización y le quita oxigeno a las regiones en su capacidad de potenciar sus capacidades en función del uso adecuado de sus recursos y en donde la planificación del territorio se tiene que someter hacia una forma de democracia participativa y de vigilancia ciudadana.

El esfuerzo productivo de Loreto apenas alcanza los s/.10 mil millones anual y con 359 mil personas que se encuentran en el umbral de la pobreza y en contraste, tiene 35 millones de hectáreas de bosque que con una legislación pensada sobre la base de una efectiva descentralización y utilizando tan solo el 5% de sus bosques para un desarrollo forestal potenciando habilidades distintivas, ecoturismo, desarrollo productivo y conservar-producir; Loreto ingresaría en una metamorfosis de desarrollo y fácilmente podríamos alcanzar un PBI de más de s/.70 mil millones a partir del 2025.

Se tiene que alcanzar el equilibrio territorial, para disminuir las enormes distancias de ingresos y de progreso económico y social. Una descentralización transversal que vaya midiendo las capacidades organizativas y de potencialidad de cada territorio; y en este escenario se tiene a 2 grandes socios y aliados de la descentralización práctica y efectiva: Martín Vizcarra y César Villanueva.

ES LA HORA DE LAS REGIONES, es una apuesta a la descentralización efectiva.