ENSUCIARON LA CIUDAD Y NO PASA NADA

Redacción 04 de diciembre del 2018 - 9:35 AM

Por Ántero Flores-Aráoz

El 07 de octubre concurrimos a las urnas a fin de depositar nuestro voto para gobiernos regionales y municipales y, el 09 de diciembre volveremos para elegir gobernadores y sus consejeros en los departamentos en que en primera vuelta no se obtuvo el mínimo legal necesario, lo que no pasa con gobiernos municipales en que todo se define en una sola vuelta.

Como el proceso electoral municipal concluyó el mismo día de la elección, queda claro que tanto candidatos perdedores como candidatos ganadores, deberían haber limpiado lo que ensuciaron en la campaña.  Recordemos que se pusieron letreros luminosos y, sin iluminación en las vías de comunicación públicas, los que ya fueron retirados, pero también como propaganda publicitaria fueron pintados muros, cercos y paredes, sean de propiedad pública o privada, así como también se pusieron mensajes electorales en cerros.

Penosamente no todos los candidatos limpiaron lo que habían ensuciado o pintado, lo que nos lleva a reflexionar sobre su falta de responsabilidad, con olvido de una regla propia de las campañas electorales: hay que regresar las cosas a su lugar y devolver a las poblaciones la fisonomía que tenían antes de las campañas, esto es sin letreros ni pintas publicitarias y/o propagandísticas que las afean.

Reflexionemos, si hay personas que desean postular a gobiernos locales, sea como alcaldes o regidores, por lo menos deberían haber averiguado cuáles son sus obligaciones y deberes con su localidad y vecindario, así como lo que está al cuidado de la autoridad municipal, como por ejemplo la limpieza de los espacios públicos y el ornato de plazas, avenidas y calles.

En consecuencia, tienen la responsabilidad del ornato de sus correspondientes circunscripciones territoriales, conforme lo determina la normatividad municipal. Hayan salido elegidos o no, por lo menos deberían reparar lo que malograron o ensuciaron, como elemental deber cívico con las correspondientes localidades.

Cierto es que las actuales autoridades municipales, que cesan en sus funciones el último día del año, aún están en capacidad de poner esmero en sus circunscripciones, ordenando a los infractores la limpieza y reparación de lo que ensuciaron o malograron, y en caso de incumplimiento aplicarles la sanción de multa, que siendo económica es lo que más los afectará en la billetera.

¿Qué se puede esperar de los vecinos, si es que quienes pretendieron representarlos, se zurran en sus deberes y responsabilidades? Evidentemente muy poco, pero habría que agregar que los medios de prensa de carácter nacional o local, podrían contribuir a recuperar el ornato, dando a conocer las pintas y letreros no retirados, así como a quienes pertenecen, con la finalidad, de que si tienen sangre en la cara, por lo menos por vergüenza rectifiquen su proceder.

Estamos a tiempo, las actuales autoridades municipales, por más que estén de salida, no deberían renunciar a sus responsabilidades, que les corresponde cumplir hasta el último día de su mandato, y entre ellas principalmente la limpieza, pues la acumulación de basura es dañina.