CUANDO LA PALABRA FLORECE (*)  

Redacción 07 de febrero del 2019 - 4:55 PM

Escribe: Alberto Ríos Ramírez

Luis Hernán Ramírez Mendoza, es para muchos un desconocido en el escenario de la poesía peruana del Siglo XX. Sin embargo, construyó de manera silenciosa una obra poética sólida, armoniosa con sus lecturas y etapa formativa y que le tomó alrededor de tres décadas alcanzar la enorme calidad que muestra con el paso del tiempo. A decir del poeta Marco Martos, alcanzan “… un depurado manejo de la lengua materna, una precisión en el uso de vocablos, un amor por los matices, un conocimiento profundo de la realidad y de los sentimientos humanos, (…) un tono de confidencia, de dicción no estentórea sino susurrada como en una confidencia” (**) que van desde: Poemas de Soledad y Sombra (1957), Sobre el Dorso de la Noche (1965), Piel o Sombra Amada (1979), Rozando el Ala de una Golondrina (1986), hasta  Gloriosa Gota Pura (1993). 

Una reciente publicación, hecha por  la Dirección Desconcentrada de Cultura de San Martín, reúne un puñado de 21 poemas que intentan reflejar ese recorrido. Están seleccionados para generar en el lector la curiosidad e ingresar a ese mundo de rumores que traen las corrientes del río Mayo, el agitar de las hojas hasta el próximo otoño, el sonido del viento en la bucólica campiña moyobambina, labrada desde  los clásicos españoles Lope de Vega, Calderón de la Barca, Fray Luis de León, hasta José Santos Chocano, Rubén Darío y el colombiano José Asunción Silva, cuya lectura era impulsada desde las aulas del Colegio Serafín Filomeno de su ciudad natal, Moyobamba y la biblioteca familiar, que su padre autodidácticamente formó,  que le otorgarían luego a Luis Hernán Ramírez Mendoza una forma y mirada de construir una obra poética que se encuentra  descrita en su Arte Poética:

Poeta: tú eres el Hombre

Y el universo cabe en la palma de tu mano

Cierra tus ojos y mira.

Hay que torcerle el cuello al mundo.

Luis Hernán Ramírez Mendoza, dejó la selva para estudiar en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, graduarse como profesor en la facultad de educación Así mismo, estudió literatura en la facultad de letras bajo la influencia de maestros notables como Luis Alberto Sánchez, Augusto Tamayo Vargas, Jorge Puccinelli, Alberto Tauro del Pino, Alberto Escobar, entre otros. Como ocurrió con muchos de los poetas, cuya obra apareció en el Perú en los años 50, tuvo una enorme influencia de los poetas e intelectuales españoles de antes y después de la guerra civil española como Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Antonio Machado, Rafael Alberti, entre tantos. Este hecho, se refleja con absoluta claridad en la construcción sencilla y sobria de su obra poética, en la frescura y suavidad de las figuras literarias que utiliza, tomamos como ejemplo: He descubierto tu nombre. 

He descubierto

Tu nombre

En el perfil

 De una rosa

 Ruiseñor

De puro labio  

relámpagos

 y almendras

o tarde mutilada

de pasos y poemas. 

Si bien es cierto, logró una poesía de indudable valoración y encumbrado reconocimiento, Luis Hernán Ramírez Mendoza, tuvo un desarrollo académico que alcanzó sus mayores aportes en lingüística y filología, materias en las que se perfeccionó en el Instituto Caro y Cuervo de Bogotá, así como en Montevideo y México, en la Escuela de Investigación Lingüística de Madrid y como profesor visitante de la misma especialidad en la Universidad de Bucarest. Escribió dos libros icónicos en la especialidad de lingüística: Estructura y Funcionamiento del Lenguaje y El Acento Escrito. Fundamentos Teóricos y Lingüísticos, de uso obligatorio en las facultades de letras de las universidades del país con múltiples reediciones. Hay que agregar, que Ramírez Mendoza  tiene una valiosa contribución a la lingüística con El español amazónico hablado en el Perú, del que urge una nueva publicación, así como la impresión de un trabajo póstumo, que estudia la poesía de Antonio Cisneros. Como esta nota no se trata de un catálogo de su obra, el lector debe considerar que solo se han tomado en cuenta y referenciado los títulos más representativos.   

En agosto de 2012, el Gobierno Regional de San Martín, en una edición estupenda y bajo el título, Luis Hernán RAMÍREZ; Poesía Reunida, publico el conjunto de su obra poética que hasta ese momento se encontraba dispersa en pequeñas ediciones casi artesanales. La academia, los circuitos literarios que reconocen su obra, tienen la obligación de preparar una edición completa con los estudios académicos correspondientes que instale a Luis Hernán Ramírez Mendoza en la generación del 50 de la literatura nacional. Su obra fue construida  por lo menos en tres décadas, pero ese hecho no lo aleja de dicha generación, más bien lo reafirma, por las influencias recibidas, las formas literarias utilizadas y que la pequeña edición de la Dirección Desconcentrada de Cultura de San Martín contribuye a recordárnoslo.   

En el discurso de incorporación de Luis Hernán Ramírez Mendoza a la Academia Peruana de La Lengua, el Doctor Alberto Tauro del Pino señala entre los méritos resaltantes de su obra: “…la trémula y sugerente intensidad de su labor creadora, el rigor de los análisis en los cuales ha sabido destacar valores y proyecciones de señeras obras literarias, la Academia Peruana de la Lengua acoge auspiciosamente al doctor Luis Hernán Ramírez.  Y a través del diálogo, enderezado a esclarecer motivaciones y afinidades del habla y el estilo, espera avivar esas inquietudes que en los umbrales de la conciencia insinúa o define la palabra precisa, grávida, bella.  La palabra que entraña la angustia, la esperanza y la dignidad del hombre.  Y que en las tenues luces del crepúsculo o del alba de nuestros días puede anunciar la plenitud.”. Esas características quedan afirmadas en poemas emblemáticos como: Rozando el ala de una golondrina. La obra literaria del poeta y lingüista moyobambino, con la contribución del mundo literario, estamos seguros ocupará el lugar que se merece.

Rozando el ala de una golondrina

Hermosa criatura

de otros tiempos

yo no sé si pronto

llegará la noche

una amada se hunde

flagelada por las sombras

otra olvida su nombre

entre límpidos espejos

y combinados sueños

pluma de ganso en la tormenta

o cándida paloma de las tardes

que huye bajo mis párpados

rozando el ala de una golondrina.

(*)RAMÍREZ, Luis Hernán; Cuando la Palabra Florece. Ministerio de Cultura, Dirección Desconcentrada de Cultura de San Martín; Serie Trocha Cultural N° 18. Moyobamba, noviembre 2018.

(**) RAMÍREZ, Luis Hernán; Poesía Reunida. Gobierno Regional de San Martín. Agosto 2012.Palabras Liminares Pg.9