COMUNICADOS O RETRASADOS

Redacción 07 de mayo del 2018 - 11:36 AM

Por Ántero Flores-Aráoz

Nuestros maestros, desde la escuela, nos exhortaban a estar mejor informados, a estudiar, a prepararnos para el futuro en un mundo competitivo en que es muchísimo mayor el esfuerzo para triunfar que antaño.

En estos tiempos en que la Providencia nos ha colocado, somos testigos del avance tecnológico a velocidad sideral, nunca antes conocida, y somos conscientes que no podemos quedarnos anclados en tiempos pretéritos. Un solo ejemplo nos lo explica y es el de las comunicaciones, en que hemos observado el pase del telegrama y cablegrama al fax y luego al escáner. También hemos visto el cambio de la telefonía fija, desde la activada con manizuela, hasta la móvil, cuyo avance vertiginoso podríamos decir que es permanente, y en que todos los años surgen más y más aplicaciones, habiéndose superado el cableado por el de la fibra óptica y este último por la digitalización en que lejos de requerirse redes, se cuenta con satélites.

Nuestro querido Perú tiene una geografía sumamente complicada, no siendo lo mismo vivir en costa que en sierra o que en selva, y que tenemos una cordillera, los Andes, con tres ramales altísimos que marcan diversas regiones y climas.

En la costa, hemos perdido, con el tiempo el cabotaje que nos permitía estar comunicados a los departamentos ribereños.  Ahora las carreteras tomaron mejor nivel.  En la sierra hemos ido perdiendo la comunicación ferroviaria para preferir carreteras, qué, aunque inconclusas, son también difíciles de mantener.  En la selva, ni que decir, la comunicación es por ríos y las carreteras insuficientes y precarias. Adicionalmente, la comunicación aérea es bastante onerosa.

La realidad nos dice que, no solamente debemos estar comunicados por vías de transporte, sino que necesitamos otro tipo de comunicación para estar conectados vía Internet con la ciencia, el avance tecnológico, el conocimiento y la cultura en general, lo que ayuda a la educación, sea pública o privada.  Esta comunicación adicional e importantísima, se realiza por la telefonía, que ya no solamente transmite la voz y las imágenes, sino que a través de ella puedes “bajar” los conocimientos más avanzados, las películas más recientes, los libros de consulta más sofisticados y prepararte para un futuro competitivo y, ello sin olvidar que también se requiere entretenimiento y la telefonía móvil te lo da.

En las zonas más inhóspitas de nuestro país, en que no llega aún el transporte terrestre, ni el fluvial, como tampoco el aéreo y, ni siquiera hay acceso oportuno a libros y cuadernos,  se torna urgente tener otro tipo de comunicación, como es la satelital-digital, en que no hay empleo de postes ni de cables, y que se hace mediante los teléfonos móviles, también llamados celulares.

Los peruanos que habitan las zonas antes aludidas, son los que tienen menos posibilidades económicas, pese a lo cual se les afectará el bolsillo con la telefonía más cara, la satelital, solamente porque nuestra Corte Suprema no ha comprendido el tema, y está obligando al pago de un tributo indebido, que tendrá que trasladarse al usuario.