NO BASTA CON LIMPIAR CAUCES, SE DEBE REFORZAR DEFENSAS RIBEREÑAS PARA PREVENIR EMBATES DE “LA NIÑA”

Redacción 19 de diciembre del 2017 - 4:40 PM

Lo advierte Pedro Ferrada, experto en gestión de riesgos y desastres de la ONG Soluciones practicas

RCR, 19 de diciembre 2017.– El arribo a nuestras costas del fenómeno La Niña, confirmado por el ENFEN, tendrá consecuencias distintas en las diferentes regiones, así como en los sectores económicos del país. La agricultura y la pesca serían dos de las principales actividades que sufrirían sus embates, que se agudizarían por la falta de labores de prevención en la mayor parte del territorio, afirmó  Pedro Ferrada, experto en gestión de riesgos y desastres de la ONG Soluciones Practicas.

Pronosticó que en la costa se va a notar una disminución en la frecuencia de precipitaciones pluviales; mientras que por el contrario, en la sierra y la amazonia, el nivel de las lluvias tenderá a incrementarse.

Explicó que esta situación tendrá un efecto hecho negativo en la agricultura en dos aspectos: por un lado, la escasez en la disponibilidad de agua en zonas que no cuentan con sistemas de riego tecnificado y tienen grandes programas de irrigación se evidenciarán en los próximos meses. Mientras que en el aspecto de la infraestructura agropecuaria, no se ha avanzado significativamente con la recuperación de las defensas e instalaciones productivas afectadas por el fenómeno El Niño.

En cuanto al sector pesca, estimó que “como ha ocurrido en anteriores Niñas, habrá un incremento de la pesca de anchoveta, pero una menor captura de peces que se desarrollan en aguas cálidas, especialmente de consumo humano directos, lo que afectará sobre todo a los pequeños productores”.

INUNDACIONES

En torno a los temas de prevención, Ferrada enfatizó que lo que se ha ejecutado, la limpieza de cauces, no resuelve el problema principal que es el riesgo latente que se produzcan inundaciones.

“Una limpieza de cauce, incluso bien hecha y de manera integral, lo que significa es arrimar el material del rio a ambos márgenes. Pero ante las crecidas, ese material será arrastrado nuevamente porque no tienen estabilidad ni protección. Eso es lo que se ha hecho hasta el momento y no es suficiente”, afirmó.

Detalló que lo que se debió hacer desde un inicio es proteger con material de concreto las defensas ribereñas recuperables, ya que se ha visto, incluso en zonas urbanas, que las riberas están totalmente desprotegidas, bastando una pequeña crecida para que se produzcan nuevas inundaciones. Advirtió que uno de esos lugares podría ser el Asentamiento Humano María Parado de Bellido, en Chosica.

En relación con la bocatomas y sistemas que captan el agua para fines productivos es un problema serio porque en algunos lugares no se han reconstruido totalmente, y en otros, no se ha hecho nada. En cuanto al mejoramiento de la infraestructura agrícola, señaló que no se aprecian avances significativos.

“Hemos trabajado algunos programas de recuperación en canales de riego junto a los productores agrarios y las juntas de regantes, pero no hay maquinaria pesada para complementar los trabajos. Necesitan el apoyo del estado y este no se está llegando”, concluyó.