MYPES Y EMPLEABILIDAD FORMAL EMPIEZAN A CAERSE POR INESTABILIDAD POLÍTICA

Redacción 28 de noviembre del 2018 - 1:18 PM

La inversión privada reportó una abrupta caída desde el tercer trimestre de este año, creciendo apenas 1.8%, advirtió economista Jorge Gonzáles Izquierdo.

RCR, 28 de noviembre 2018.- Tras largos meses de crisis política e inestabilidad institucional, la economía del país empieza a resentirse. Y es que las micro y pequeñas empresas privadas vienen registrando índices de crecimiento muy bajos, advirtió el economista y docente universitario, Jorge Gonzáles Izquierdo.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Gonzáles Izquierdo detalló que la inversión privada, ligada principalmente a las micro y pequeñas empresas, cayó en su ritmo de 5% y durante el tercer trimestre del año apenas creció 1.8%, lo que evidencia una caída abrupta.

“Yo creo que ya está empezando a sentirse los efectos negativos sobre el comportamiento de la economía de esta inestabilidad política e institucional que está viviendo el país. Está empezando a resentirse las mypes, que son el grueso de la inversión privada en el país”, señaló.

Además, el economista precisó que la vorágine política y esta caída en índices de crecimiento también afecta duramente a sectores como manufactura, servicio, comercio y, en menor medida, al sector de construcción. Esto, según dijo, por la “poca expectativa” que genera para el empresariado invertir en nuestro país.

“La crisis política no ayuda a la economía del país. Y tampoco mejora las expectativas del inversionista, que se espanta por ver que no existe estabilidad institucional. Por eso vemos estas cifras que son preocupantes. Yo pensé que no iba a afectar tanto, pero he cambiado de opinión y creo que está empezando una caída abrupta”, subrayó.

Como si no fuera suficiente, González Izquierdo también comentó que, al desplomarse los números de inversión privada en sectores pequeños y medianos, la empleabilidad formal pierde su rumbo y da pie a su competencia natural: el empelo informal o clandestino.

“Es realmente preocupante, porque el empleo formal, que está ligado a puestos de trabajo importantes y de buena remuneración, ha decrecido a -1.8%. Mientras que el empleo informal, que guarda relación con un sueldo muy bajo y en condiciones impropias, registra una subida de 4.2%. Algo increíble”, lamentó.

Por último, se refirió a sus expectativas económicas para el siguiente año. En ese sentido, González Izquierdo se mostró un tanto optimista, sin dejar de advertir que la convulsión política no ayuda al crecimiento ni al desarrollo del Perú.

“Este año vamos a cerrar con menos de 4%, cuando pudimos haberlo superado tranquilamente. Pero el próximo año creo que las cosas pueden ir mejor y crecer por encima del 4%. Todo depende de la estabilidad política y el buen clima de inversión que ofrezca el país. Espero que esto sea así”, sentenció.