MODELO DE LUCHA CONTRA LA ANEMIA EN ANTAUTA SE PODRÁ REPLICAR EN TODO EL PAÍS

Redacción 06 de abril del 2018 - 5:46 PM

El aporte de la empresa privada como MINSUR es vital para lograr resultados exitosos en este modelo, porque se necesita contar con técnicos, insumos y recursos económicos, que hagan posible las visitas domiciliarias con agentes comunales.

RCR, 06 de abril 2018.– El proyecto de desarrollo infantil SAMI entregó ayer 260 frascos de hierro polimaltosado para contrarrestar la anemia de 52 niños identificados con este mal, así como 500 frascos de jarabe para niños mayores de un año que también sufren de este flagelo en el distrito de Antauta, provincia  Melgar, región Puno, informó Alex Rivera Cadillo, jefe del proyecto Primera Infancia de la ONG Sumbi

Informó que en el último despistaje de hemoglobina que se realizó al 100% de la población, en coordinación con el establecimiento de salud de Antauta, se verificó que 176 niños estaban complicados con el mal de la anemia, cifra que representa el 76% de la población. Este resultado contrastó con los que se arrojaron en años anteriores donde prácticamente el 100% de la población tenía esta enfermedad.

Alex Rivera Cadillo, jefe del proyecto Primera Infancia de la ONG Sumbi

Frente a esta situación, añadió, y con el aporte importante de la compañía minera MINSUR, la ONG Sumbi logró concretar la compra de estos lotes de medicinas y entregarlas al establecimiento de salud a través de su alcalde Marcos Soto, quien lidera la Mesa Técnica de Lucha contra la anemia en el distrito de Antauta, reveló en entrevista a Red de Comunicación Regional, RCR.

ARTICULACION DE METAS

El objetivo del proyecto SAMI es articular el trabajo de todas las instituciones del estado orientadas a brindar atención especializada a la primera infancia, esto es, a niños menores de 5 años, para que contribuya a su desarrollo integral en salud, educación, nutrición, cuidado y protección de estos infantes. Para ello brinda asistencia técnica y facilita la articulación local con otros programas sociales, promueve la participación y vigilancia comunitaria, y educa a la familias sobre prácticas de crianza que favorecen el desarrollo infantil temprano.

Rivera señaló que esta estrategia de trabajo se está constituyendo en un modelo de desarrollo que será entregado al gobierno peruano para que sea replicado a nivel nacional por los ministerios y programas sociales encargados de estos menesteres.

“En este tema, el aporte de la empresa privada como MINSUR es vital para lograr resultados exitosos es vital en este modelo, porque se necesita contar con técnicos, insumos y recursos económicos que permitan implementar las visitas domiciliarias con los agentes comunales. Se necesita definir estos modelos y validarlos para luego poder implementarlas en otras regiones del país”, concluyó.

Uno de los elementos clave en este modelo es el de los vigilantes comunitarios, constituido por los propios pobladores del distrito, que han sido capacitados y sensibilizadas para hacer el seguimiento de todo el proceso de apoyo a la primera infancia de Antauta, concluyó.