GASODUCTO DEL SUR PERUANO DEBIÓ EJECUTARSE EN TÉRMINOS QUE OBLIGABA A CONCESIONARIA A ASUMIR COSTO TOTAL

Redacción 27 de noviembre del 2018 - 9:55 AM

Exministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi, consideró también coherente la propuesta del gobernador electo de Puno, Walter Aduviri, para la construcción de un gasoducto que vaya de Bolivia hacia su jurisdicción.

RCR, 27 de noviembre 2018.- El megaproyecto del Gasoducto del Sur Peruano debió ejecutarse en los términos originales que se entregó el contrato de concesión a la compañía Odebrecht, en la que la empresa a cargo de la obra tiene que asumir directamente el costo de la misma, afirmó el  exministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi.

“Esa es una obra faraónica… Yo lo tenía dentro del plan. Tenía un plan para dos años. Al final, por las cosas que sucedieron, yo ya no podía continuar y tuve que irme. Y allí las cosas cambiaron. Entonces, se les ocurrió licitar. Yo no entiendo para qué, cuando la obligación estaba en una de las partes que la tenía que construir a su costo y a su riesgo. Y con la licitación, el costo y el riesgo se lo pasaron al consumidor peruano. Eso es absurdo”, subrayó.

Sin embargo, refirió que el tema se discutió en el Congreso, y el Parlamento les aprobó la ley que fijaba el denominado “cobro de Cargo por Afianzamiento de Seguridad Energética (CASE)”, por el cual se obligó a los usuarios del servicio de energía eléctrica a asumir directamente el costo dicha megaobra.

“Luego, esos pagos se comenzaron a hacer y, después, han sido devueltos a las personas fueron autorizados por el Congreso. Y muchos de los congresistas que estuvieron en la autorización, estuvieron (luego) en la desautorización”, anotó.  

En ese sentido, el exfuncionario dijo no entender porque si la responsabilidad de la construcción del Gasoducto del Sur Peruano era de la empresa, y ésta tenía pagada una caución, al Estado se le ocurrió licitar una obra en la que “el Perú no tenía que poner un centavo de garantía”.     

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Herrera Descalzi consideró también coherente la propuesta del gobernador electo de Puno, Walter Aduviri, para la construcción de un gasoducto que vaya de Bolivia hacia su jurisdicción.

“Absolutamente. En la firma de Camisea, yo y el Gobierno de Transición teníamos una sola preocupación: Camisea la iba a cambiar la cara al Perú, pero el punto débil era que era la única fuente de gas… Y tenerlo dependiente de una sola fuente de gas, era peligroso”, apuntó.

Agregó que en ese momento se presentó una situación de coyuntura que fue la intención de Bolivia de sacar su energía gasífera por los puertos de Chile.

“Y a nosotros nos convenía que Bolivia sacase su gas por el sur del Perú que por Chile. Porque si lo sacábamos por el sur del Perú, ya teníamos la segunda fuente (de energía). Les daríamos todas facilidades que fueran necesarias y la única condición que le poníamos es el gas nos dieran al mismo precio al que ellos lo iban a exportar. Lo cual, por la economía misma del gas y los costos del transporte nos iba a dar un gas baratísimo”, especificó.  

Sin embargo, Herrera Descalzi reveló que fue Pedro Pablo Kuczysnki, entonces ministro de Economía del gobierno de Alejandro Toledo, quien saboteó e hizo abortar el acuerdo ya suscrito con la administración boliviana de Carlos Meza para la construcción del referido Gasoducto, al anunciar la posibilidad de exportar gas a Chile.

Ver entrevista…