DONALD TRUMP RECIBE A LOS TRES ESTADOUNIDENSES LIBERADOS POR PYONGYANG

Redacción 10 de mayo del 2018 - 8:18 AM

Fuente: Andina 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió en la madrugada del jueves a los tres estadounidenses liberados por Pyongyang, una imagen cargada de simbolismo en las semanas previas a su encuentro con el líder norcoreano Kim Jong Un.

Poco antes de las 03H00 (07H00 GMT), el presidente y la primera dama Melania Trump subieron a bordo del avión en el que acababan de llegar los tres hombres a la base aérea de Andrews, cerca de Washington, donde se había desplegado una enorme bandera estadounidense.

El avión del secretario de Estado Mike Pompeo, que realizó su segundo viaje a la capital norcoreana en pocas semanas, había aterrizado unos minutos antes.

Trump aseguró el miércoles que en los próximos días se anunciarán el lugar y la fecha de su muy esperada cumbre con el hombre fuerte de Pyongyang, Kim Jong Un, y precisó que esta no tendrá lugar en la Zona Desmilitarizada (DMZ) que separa Corea del Norte y Corea del Sur.

Singapur, la otra locación a la que Trump ha aludido públicamente, aparece ahora como la pista más creíble para este encuentro histórico.

“Queremos expresar nuestra profunda gratitud hacia el gobierno de Estados Unidos, el presidente Trump, el secretario Pompeo y el pueblo estadounidense por traernos de vuelta a casa”, afirmaron los tres exdetenidos en un comunicado transmitido por el departamento de Estado mientras viajaban hacia Washington.

“Damos gracias a Dios y a todas la familias y amigos que han rezado por nosotros y por nuestro retorno. Que Dios bendiga a Estados Unidos, la mejor nación del mundo”, agregaron.

Dos de los liberados, el experto agrícola Kim Hak-song y el exprofesor Tony Kim, fueron arrestados en 2017, mientras que Kim Dong-chul, un empresario estadounidense nacido en Corea del Sur y pastor de unos 60 años, había sido sentenciado a 10 años de trabajos forzados en 2016.

Al ser consultados a su arribo sobre cómo habían sido tratados en Corea del Norte, Kim Dong-chul respondió a través de un intérprete que “fuimos tratados de maneras muy diferentes. En mi caso, hice mucho trabajo forzado. Pero cuando enfermé, me atendieron”.