COMUNIDADES NATIVAS DE CHAPIS DESCONOCEN ACUERDOS DE MESA DE DIÁLOGO Y NO PERMITEN REALIZAR TRABAJOS DE REMEDIACIÓN EN EL ORN

Redacción 06 de diciembre del 2017 - 12:29 PM

Subprefecto del Datem del Marañón, confirma que comunidades exigen el pago de un jornal de 250.00 nuevos soles diarios y una nueva evaluación ambiental.

RCR, 06 de diciembre 2017.- Asumiendo una nueva posición radical, las comunidades nativas de Chapis, Nueva Alegría, Ajachun, Capernaum y el Banco (que conforman la federación ORPISEM) en la región Loreto, no permiten iniciar los trabajos de remediación en el Km 221 del Oleoducto Ramal Norte (ORN), desconociendo de esta manera los acuerdos pactados – uno y dos de diciembre del presente año- durante la instalación de la Mesa de Diálogo Intercultural con la comisión multisectorial del Poder Ejecutivo y representantes de PETROPERÚ, así confirmo a RCR, el Subprefecto del Datem del Marañon, Jaime Romney Sinti.

El funcionario precisó que la comunidad comunicó esta medida a través de un documento, donde exigen la instalación de una nueva mesa de diálogo con la participación de la Ministra de Energía y Minas -Cayetana Aljovín-  el Director de Petroperú – Luis Eduardo García Rosell Artola- y el Presidente de La República – Pedro Pablo Kuczynski-.

Asimismo, dijo que otras de las exigencias es la elaboración de una nueva evaluación de impacto ambiental, así como el pago de 250 soles el jornal por los trabajos de remediación.

“Por medio de un documento la comunidad exige un nuevo dialogo con una nueva comisión de alto nivel donde esté presente la Ministra de Energía y Minas, el Director de Petroperú y la presidencia de La República, porque el dialogo aún ha culminado”, indicó.

En este sentido, Sinti dijo que las comunidades que conforman la federación ORPISEM continuarán con esta medida de protesta hasta que la empresa Petroperú ceda al pago del jornal contemplando el monto exigido para que permitan la realización de los trabajos de remediación en la zona.

“Hoy trataremos de comunicarnos con ellos y poder facilitar el dialogo para que se inicien los trabajos de remediación, a su vez que Petroperú acepte el pago a la comunidad”, sentenció.

Manifestó también su preocupación para que esta situación se resuelva lo más pronto posible, porque las constantes lluvias -al no realizarse los trabajos de remediación- ponen en riesgo a que el  crudo se esparza a otras zonas, lo cual afectaría la salud de la población y al medio ambiente.

Finalmente invocó a las comunidades a continuar con el dialogo para buscar soluciones en beneficio de la población.

“Los Apus son los responsables en las comunidades y con ellos estamos haciendo las coordinaciones quienes piden una nueva comisión para poder dialogar con ellos”.