CINCO HÁBITOS PARA PREVENIR LA MENINGITIS POR MENINGOCOCO

Redacción 26 de septiembre del 2017 - 2:34 PM

Fuente: Andina

Mantener una buena ventilación y vacunas son algunas de las recomendaciones.

Lima, set. 26. La meningitis por meningococo es una enfermedad mortal que afecta a grandes y pequeños. Este mal es considerado una emergencia médica altamente contagiosa y mortal si no es tratada en las primeras 24 horas.
Por ello, para evitar su contagio,  María Esther Castillo, pediatra infectóloga de la ONG “Una Vida por Dakota”, nos comenta sobre cinco hábitos que nos pueden ayudar a prevenir el contagio de la meningitis por meningococo.

1. Evitar compartir utensilios
Las bacterias de esta enfermedad pueden encontrarse en la saliva, por ello debemos evitar el compartir cubiertos o recipientes de agua. En el caso de los bebés, no se deben compartir lo biberones, chupones ni juguetes, debido a que es natural que los niños se los lleven a la boca.

2. Cubrirse al estornudar o toser
Debido a que la bacteria se contagia a través de secreciones salivales, debemos tener en cuenta el cubrirnos al estornudar o toser, para así evitar la propagación de esta enfermedad.

3. Vacúnate contra la meningitis por meningococo
La vacunación es fundamental para prevenir esta enfermedad. Por ello, se recomienda que sea colocada a niños y personas desde los 9 meses hasta los 55 años. Cabe mencionar que el 25% de la población es portadora inmune de la bacteria y el nivel de contagio es alto y riesgoso, siendo los más vulnerables lo niños, lactantes y adolescentes.

4. Evitar los lugares con gran cantidad de personas
Los lugares públicos y con gran cantidad de personas, son los principales focos de brote de la meningitis por meningococo. No obstante, en el caso de no poder evitar llevar a nuestros hijos a este tipo de lugares, debemos tratar de estar el menor tiempo posible.

5. Mantener una buena ventilación dentro de casa
Cuando un ambiente se encuentra cerrado por mucho tiempo, las bacterias comienzan a concentrarse, lo que favorece al contagio de la enfermedad. Para ello debemos mantener siempre las ventanas abiertas y limpiar diariamente todos los espacios de la casa.