AGUA Y ALIMENTOS CONTAMINADOS ENTRE LAS PRINCIPALES CAUSAS DE LA PARASITOSIS

Redacción 02 de octubre del 2018 - 1:26 PM

En el Perú, más del 40% de niños entre 2 y 5 años tiene parásitos en el cuerpo, lo que puede llevarlos a contraer anemia.

RCR, 02 de septiembre 2018.- El agua y los alimentos contaminados están entre las principales causas de la parasitosis en niños. Estos factores han contribuido para que, en nuestro país, más del 40% de menores entre 02 y 05 años tengan parásitos en el cuerpo y estén en riesgo de contraer anemia, advirtió el médico infectólogo del Instituto Nacional de Salud, Manuel Espinoza.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), el doctor Espinoza también precisó que algunas prácticas como el fecalismo, que se desarrolla mayormente en la parte selva de nuestro país, provoca que los parásitos se instalen con mayor facilidad en el organismo de los niños, que pasean por dichas zonas contaminadas.

“La causa primaria es que muchas personas hacen sus necesidades al aire libre. Nosotros le decimos fecalismo y se desarrolla en el campo. Esto va a ser parte del ciclo que inicia la transmisión de diversos parásitos al organismo del niño y también va a impedir que absorba los nutrientes de alimentos necesarios para prevenir la anemia u otras enfermedades”, explicó.

Los parásitos no sólo van a impedir que los niños absorban los nutrientes en los alimentos. Según Espinoza, también pueden provocar sobrepeso y dificultades en el crecimiento físico, problemas que se presentan por la falta de hemoglobina y glóbulos rojos en el cuerpo.

“Algunos gusanitos de los parásitos van a clavarse ahí y van a provocar sangrado continuo. Esto puede contribuir a que no suban de peso, que le suban la pancita y que no puedan crecer ni desarrollarse. Y esto precisamente se relaciona con el tema de la anemia, porque se reduce el nivel de hemoglobina y bloquea los glóbulos rojos. También produce cansancio, sueño y estrés”, subrayó.

Asimismo, detalló que la mayoría de niños con problemas de parásitos en el cuerpo se encuentran en la amazonia de nuestro país, precisamente en lugares donde se desarrolla la práctica del fecalismo.

“Estos parásitos son de diversos. Pero son los niños de la parte selva quienes van a producir más pérdida de sangre por caminar descalzos en la chacra, en el lodo y esto es producto del fecalismo. Es ahí donde tenemos que trabajar, porque esas prácticas se hacen al aire libre y los pobladores no saben el tremendo daño que le causan a los niños por ello”, remarcó.

Los parásitos actúan de manera silenciosa en el organismo. En ese sentido, el doctor Espinoza explicó que, durante el periodo de instalación de parásitos, los niños no sienten ninguna molestia u incomodidad.

“La mayoría de niños o incluso adultos parasitados no sienten nada. El cuerpo se va adaptando y cuando pasa mucho tiempo recién llegan los problemas con enfermedades mucho más graves como la anemia”, sentenció.

Escuchar entrevista…